En la sociedad, todo el mundo sabe y debe saber y aprender lo que debe hacer en cualquier situación. Naturalmente, la vida social no está exenta de estupideces y anormalidades. El error actúa a veces como principio.

 

Tecnicas y movimientos corporales.

Marcel Mauss                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

 

Sobre la importancia de no tener un plan

Nos pasamos el día haciendo planes. El que no va al psicoanalista tiene un personal coacher y el que esta buscando trabajo planifica sus puntos fuertes y sus puntos débiles para comunicar su marca personal. Todo consiste en brifar  lo más esencial de nuestra identidad. Venga dafos y venga brifings para programar estratégicamente. En el paradigma científico-técnico de la sociedad actual la abstracción formal y la higiene están adquiriendo un carácter totalizador. Estamos obsesionados por el orden y la desinfección. Solo tenemos que ver el éxito comercial del programario de Apple. Su truco consiste principalmente en eso: son los más higiénicos, los únicos sin virus, y son los más ordenados, su capacidad de abstracción en mover los iconos es casi una cosa taumatúrgica, mágica. Parece que todo consiste en planificar, ordenar y limpiar. Ya no es importante tener buenas ideas, son más importantes las buenas estrategias. Parece como si no tener objetivos fuese un pecado capital. Si no sabes lo que quieres hacer en la vida hazte un dafo y abstrae tu marca personal.

Pero realmente todos sabemos que lo mejor en la vida es no tener nada que hacer. Y que las buenas ideas solo surgen cuando no hay nada que hacer. No lo puedo evitar: el desorden me produce la excitación de cuando alguien se encuentra delante de un paisaje maravilloso. Y probablemente la primera condición para la vida urbana es que aceptemos como una cosa implícita que un cierto desorden es necesario. Solo en el desorden tenemos la posibilidad de establecer conexiones inconfesables. Solo en el desorden podemos improvisar un nuevo mapa. El mejor plan es no tener ningún plan.

 

Sobre nuestra misión y visión

Pues la verdad es que me sabe mal empezar esta reflexión sobre Liminal Gr con este primer titular tan displicente en este texto que inevitablemente tendrá tono de declaración de principios. Ya hace cuatro años que con Pilar Cruz nos dedicamos a preparar este proyecto y la verdad es que perdemos muchos ratos en busca de la mejor formula, para que florezcan y aparezcan buenas reflexiones. Sobretodo para que la reflexión sea compartida al máximo.

Después de la primera edición decidimos organizar una sesión de reflexión para cada Liminal Gr un mes antes de pasar a la acción. En la tercera edición lo probamos a través de una wiki en nuestra web y este año, la cuarta, lo hicimos a través de un grupo de lectura con un experto. Nuestra obsesión es generar opinión y contenidos en las redes para ir calentando el tema y convertir la sesión de acción en un espacio donde las expresiones artísticas tomen sentido en un contexto de reflexión crítica.

¿Y qué es Liminal Gr? Pues eso: ponemos un pequeño texto en la red y empezamos a calentar motores. Damos voces y los más atrevidos se apuntan. Y un dia presentamos una batería de propuestas y proyectos. ¿Y que nos gustaría que fuese Liminal Gr? Pues eso, como una especie de club gigante de comentaristas de la vida cotidiana en el que los más atrevidos cantan y bailan. Como una especie de agrupación coral barcelonesa en la que todo el mundo dice cosas.

 

Sobre el mito de la “Condición humana”

Y básicamente la idea es esta. Un pensamiento provocativo descubre todo un mundo. Abre la puerta a un nuevo mapa y a una nueva posibilidad de enderezar las cosas. El mito de la “condición humana” recae en una mistificación muy antigua que consiste en colocar siempre la naturaleza en el fondo de la historia. Hacemos las cosas de una determinada manera porque es lo más natural. ¿Y que tenemos que hacer desde Liminal Gr? Pues demostrar el carácter de artificio de nuestros rituales y mitos más consuetudinarios. Puede resultar extraño que digamos que el deporte es un conjunto de técnicas corporales más bien perjudiciales para la salud. Puede resultar extraño que digamos que la adolescencia es un invento relativamente reciente vinculado a la industria del espectáculo. Puede resultar extraño que digamos que la artesanía es un nuevo giro de rosca en la efervescencia consumista. Ahora solo se trata de ponerse a trabajar.

 

Los estudios culturales como método compartido

En nuestro país hay poca tradición de trabajar en la lógica de los estudios culturales. Es una manera de trabajar que permite integrar abordajes diversos. Tan pronto podemos aprovechar una manera de conceptualizar propia del diseño gráfico o de la literatura, o tan pronto podemos aprovechar un abordaje de la ciencia ficción o de la sociología. Tampoco es que sea un especialista en este tema pero si que quiero destacar este carácter abierto de los estudios culturales. En nuestro caso cuando ponemos un tema sobre la mesa nos interesa que lleguen abordajes de las disciplinas más diversas. Si tuviésemos un plan trazado estaríamos descartando posibilidades y métodos. Si tuviésemos un plan os estaríamos diciendo que tenemos la solución. Si tuviésemos un plan os estaríamos dando una lección. Realmente pienso que empezamos a trabajar de esta manera por un cierto complejo de inferioridad. Y ahora que lo digo empieza a parecer falsa modestia, pero nuestra intención inicial solo era aglutinar propuestas alrededor de un tema. Ha sido más adelante que hemos visto la posibilidad de plantear un discurso crítico. El punto de partida es interrogar un fenómeno y aquí todos están invitados. Nos declaramos multidisciplinarios e híbridos para ir un poco a la moda pero realmente esto se acabó convirtiendo en una cuestión sustancial y programática.

 

En contra de la educación

Reivindicar que no tenemos plan también es reivindicar que no somos un proyecto con pretensiones educativas o pedagógicas. Liminal Gr es una actividad cultural y no es una actividad educativa. Los espacios de reflexión crítica no deberían ser patrimonio exclusivo de la educación, la cultura no es una rama de la educación. En los momentos de recortes que estamos viviendo es frecuente que se ponga en valor el carácter educativo de la cultura. A mi me parece que lo que toca es reclamar que la mirada crítica y la participación sean la manera más valorada de acercarse a las expresiones culturales y artísticas. Si renunciamos a un debate público y abierto sobre nuestra vida personal pasamos a la esfera privada y al consumo individual cuestiones que tienen una clara repercusión social y política. La cultura es un pilar fundamental en la construcción social y las políticas culturales no deben ser otra cosa que crear las condiciones para una ciudadanía crítica y participativa.

 

 

Todos somos actuantes, o sobre como presentar una apariencia normal (o aprender a ser idiota)

La idea de Liminal es preguntarse sobre nuestra ritualidad y la simbolización de las formas expresivas en la vida cotidiana. Sobre como ciertos mitos o “memes” se “naturalizan” y que hay detrás de todo esto. Liminal debería partir siempre de dos ideas básicas. Todos somos actuantes y todos somos mitólogos aficionados. Efectivamente todos actuamos un papel y para empezar a reír lo primero que debemos hacer es preguntarnos sobre nuestra manera de menear el culo, sobre nuestra ritualidad. Cuando propusimos el Liminal “Homenaje al idiota” realmente lo que queríamos proponer era apelar al sentido más etimológico de la palabra, a la “discapacidad” en las relaciones sociales. Lo que queríamos era sugerir la posibilidad de ensayar ritualidades no previstas y cuestionar las ritualidades establecidas. Recuerdo como Félix Pérez Hita nos explicaba las “dificultades” que tenia para superar un examen de aptitudes para ingresar en un Máster Business Administration, o sobre cómo algunos médicos habían detectado Trastorno de Déficit de Atención a los esclavos de las plantaciones que intentaban escaparse. Presentar una apariencia “normal” y “comprensible” es el primero de los actos sociales y políticos. Interrogar nuestra performatividad es un buen principio. Esta es nuestra primera regla.

 

Todos somos mitólogos aficionados, o aprender a insultar (hacer el burro y demás)

La otra idea básica es eso de mitólogos aficionados. El mito es un lenguaje que todos sabemos hablar. El mito es un lenguaje hecho de nuevos significados que se añaden de manera construida a un significado o mito inicial. Y los nuevos significados son la expresión de usos sociales. La pervivencia o potencia del mito depende de la posibilidad de articular significados que respondan a nuevos usos sociales. En el mundo de la empresa se dice que el marqueting no inventa necesidades, las recrea. Lo que hace el marqueting es inventar nuevas popularidades, nuevas maneras de sentirse popular o socialmente exitoso. Posicionar o conjugar los valores de la marca con valores o usos sociales donde encontrarse bien. Los creativos publicitarios no hacen otra cosa que mistificar el carácter épico de nuestra vida íntima. Y nosotros vivimos en esta selva de símbolos, o significados añadidos, que dan consistencia a nuestros mitos y nos ayudan a afirmar nuestra identidad personal. ´s﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽ea bo aprender a insultar (hacer el burro y demarse. Presentar una apariencia “ades establecidas. Recuerdo como Felix

Cuando dedicamos un Liminal a la piratería Andrés Hispano nos abrió un mapa en el que se podían seguir algunas de las genealogías del mito pirata, inconformista, rebelde y outsider. Y cuando le preguntamos sobre la adolescencia tuvo suficiente con mostrar nueve videoclips para explicar como se conforma el mito del adolescente atormentado y rebelde. La rebeldía individual es una cuestión clave para entender la construcción de la sociedad en EEUU y todavía hoy resulta imprescindible para analizar nuestras prácticas de consumo. En definitiva, siempre necesitamos un experto que nos ayude en la genealogía de los usos sociales y los procesos de mistificación. Lo mismo hizo Beatriz Preciado cuando explicó que el “boudoir” es la cocina del sujeto sexual moderno y que el striptease organiza una taxonomía del deseo sexual.

Sí, es cierto, traemos un experto pero no lo hacemos para demostrar que todos los otros sois una panda de ignorantes si no por todo lo contrario. Si el mito es un lenguaje que todos sabemos hablar, todos hablamos con propiedad y todos “sabemos” las etimologías que hay implícitas. Lo más difícil de aprender de un idioma es aprender a insultar. Insultar con propiedad quiere decir conocer las situaciones y los usos sociales en los cuales un insulto tiene sentido, y también quiere decir saber como se ha venido usando. Se dice que el desconocimiento de la ley no exime su cumplimiento. Yo diría que el desconocimiento del mito no impide que lo usemos en toda su propiedad etimológica. El mito, como el insulto, se aprende en la vida en sociedad.

 

La participación es un derecho, a favor de la vehemencia (procurad ser impertinentes y, si hace falta, un poco estúpidos)

Si todos somos actuantes y todos somos mitólogos no hay ningún motivos para no actuar con vehemencia. Si participar en la vida cultural de una comunidad es un derecho fundamental reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y en diferentes pactos internacionales firmados por nuestro gobierno, ser vehemente es casi una obligación, un entrenamiento en el derecho a participar. Ser vehemente no es otra cosa que desacomplejarse y no tener miedo al ridículo. Los formatos por excelencia de Liminal son la mini-conferencia o tedtalk y la performance. Y eso no es otra cosa que el:. -Esperad que yo se hacer aquello y el:. –pues yo puedo decir sobre esto. Y no deberíamos perder nunca este carácter amateur y emergente.

El creador emergente se dedica porque es su afición. Y el aficionado es el que declara las ganas de aprender sin ningún otro condicionante añadido que no sea las ganas de saber o la posibilidad de ser sorprendido. Nos han asustado tanto con el carácter sagrado o aurático de los artistas y los intelectuales que nadie se atreve a hablar. Y realmente de lo que se trata es de hablar de las cosas que tenemos en común. Los momentos más emocionantes de Liminal siempre han sido los de la sintonía expresiva: todos decimos, todos hacemos, todos cantamos, todos somos una comunidad momentánea. A veces tampoco hace falta mucho más.

 

Y ahora sobre la crítica política.

Esta afición hacia los análisis de las cosas más cotidianas, más banales, más tradicionales o más locales, en una apuesta claramente culturalista, podría dar la impresión de que no nos interesamos por la política. A mi me parece que no es así. Este ejercicio de arqueología de los usos sociales sirve principalmente para poder entender la dimensión política, para seguir el rastro de cómo se perpetúan o modifican las relaciones de poder a la hora de configurar nuestras identidades, apalancadas en una lógica de dominación heterosexual y colonial.

Parece claro que hay una sensación general que la crisis actual no es solo una crisis económica si no que se trata de una crisis de valores más profunda. Si tuviera que responder sobre cuales son los aspectos más significativos de esta crisis lo primero que me viene a la cabeza es la desafección política de los ciudadanos y la progresiva perdida de espacios públicos a favor de espacios privados y mercantilizados. Es decir, que nuestras relaciones se basan más en el entretenimiento y el consumo que no en las responsabilidades sociales compartidas. Parece que el espacio privado es el único espacio en que se puede imaginar cualquier sentido de esperanza, placer o posibilidad de algo. Y al contrario el espacio público ha dejado de resonar como un sitio de posibilidad utópica, como un espacio fundamental donde reactivar nuestras sensibilidades políticas y concebirse como ciudadanos críticos, agentes sociales o intelectuales comprometidos.

 

Sobre un hogar sin conflicto, declinar público/privado en el cuadro del salón/comedor

El primer Liminal de 2013 empezó en esta dirección, sobre la dificultad de tener arte en casa. Si entendemos el arte contemporáneo como la expresión del disenso y la crítica, no hay duda que su sitio está en la calle. Y si, además, la familia y la casa son el espacio por excelencia de la conciliación y la tolerancia en las identidades y las pequeñas rebeldías individuales, parece claro que no hay espacio en casa para el arte entendido como propuesta conflictiva. Solo hace falta seguir el paseo de Ikea un sábado por la tarde para ver como la familia performatiza la utopía de la rebeldía individual y la superproducción de los afectos. Ahora los padres se dejan caer desenfadadamente en el sofá, ahora los niños organizan su  república independiente. Y ahora los abuelos se imaginan en una aventura romántica o tórrida en la habitación de matrimonio. El espacio doméstico deviene el espacio propicio para las pequeñas rebeldías individuales. Ikea es el nuevo museo de arte moderno.

 

Sobre un deseo sexual sin conflicto, declinar público/privado en las exhibiciones eróticas y deportivas

Empezamos el segundo Liminal con una idea que parecía un poco alocada. Nuestro punto de partida era que el striptease se ha convertido en un deporte y el deporte en una forma de striptease. Lo titulamos Striptease, del stripclub a la poledance. Y poco nos podíamos pensar que efectivamente las gimnastas que hacen acrobacias en la barra de striptease reclamen ahora ser admitidas como disciplina olímpica. A mi me parece evidente que el deporte está a medio camino entre la disciplina militar y la presentación seductora de la desnudez.  Y a la vez los grandes acontecimientos deportivos no son otra cosa que la celebración de la mundialización. Las múltiples identidades nacionales compiten amistosamente en un conjunto de disciplinas corporales universales y “naturales”. Y esta utopía de héroes en pijama también la podemos vivir en imágenes slow o “realidad en suspensión”.

 

Y por otro lado parece que el striptease ha ido perdiendo su intriga, el cuerpo desnudo ya no es fabuloso, no hace falta espiar, ni imaginar relaciones truculentas. Ya no hay una relación de dominación. La afirmación y la celebración de la identidad femenina ya se puede convertir en una disciplina deportiva. ¡Las top models y las deportistas ya tienen el poder! Fijaros como desfilan y como musculan.

 

Pero atención, hagamos también un poco de arqueología del mito. Como dijo Beatriz Preciado, la aparición del striptease como técnica en el XVIII, como técnica y saber sexual, inauguró una nueva taxonomía política del cuerpo. Y no se trata solo de un asunto de dominación heterosexual del pensamiento ilustrado. Las bases de esta taxonomía también tienen que ver con la expansión colonial de los países europeos. Tasamos nuestro deseo sexual en un “imaginario” de dominación heterosexual y racial forjado en los inicios de la Modernidad. El deseo sexual también se debe pensar en una lógica post-colonial. Hoy, el ejercicio de mistificación, del pensamiento de marcas y banderas corporativas, consiste en presentar una diversidad políticamente correcta, multinacional, multirracial y sin conflictos de género. En el mundo del deporte todo va bien, los héroes tienen valores universales y acatan la disciplina olímpica con sumisión. Es el erotismo de los logotipos.

Sobre un futuro sin conflicto, declinar público/privado en el fin del mundo

¡Buf! Me resulta difícil ahora explicar esto de que en el futuro no hay conflicto. Para empezar diré que me pareció que había un acuerdo general entre todos los que participamos en el Liminal dedicado al fin del mundo en la idea de que, efectivamente, el fin del mundo ya hace tiempo que llegó. La postmodernidad declaró el fin de la historia y ya vivimos en el apocalipsis. Para quien no lo sepa, la postmodernidad es una broma que se hace sobre el fin de la Modernidad o cualquier idea de progreso o evolución. Es un concepto un poco pasado de moda pero, sea como sea, la idea de que el mundo se ha acabado funciona bastante bien. Ya no tiene sentido buscar explicaciones completas, ya no tiene sentido tener ideología, ya no tiene sentido pensar en la construcción social. Las grandes corporaciones han ganado y ¡ríndete!, ha llegado el final de cualquier posibilidad utópica.

 

Y aquí es donde aparece Elisabet Rosselló y nos dicta el manual de supervivencia del apocalipsis. Aquí tienes un laptop con obsolescencia programada y ahora mueve el culo con creatividad y talento. El campo de batalla se llama competitividad y el objetivo final del juego es que te compre una major. Y a esto lo llamaremos emprendimiento. Trabaja en red pero desconfia de todo el mundo. Tecnifica tu vida pero prepárate también por si todo falla. En definitiva el espacio público es un campo abierto lleno de zombis alienados y de minas anti-persona. La única solución es vivir sólo, o con los tuyos, escondido bajo tierra, en el confort individual.

 

¡Ah! Y se me olvidaba. Todo esta contaminado y lleno de basura. Los productos naturales son un tesoro. Tu nueva pasión ahora es bricolear la nueva utopía, los productos ecológicos y neo-rurales. ¡Madre mia! ¡Que caro que es esto de la Natura y la Veritas! Quizás si que en el futuro solo podrán sobrevivir los ricos. Vamos ahora a por la artesanía y la nostalgia del huerto.

 

Sobre una artesanía sin conflicto, declinar público/privado en las manualidades

Si el deporte es la mistificación de la disciplina militar para una juventud eterna y universal, las industrias del turismo y del espectáculo son la gran maquinaria de mistificación del amor en pareja, el verdadero. Toda la familia corremos a Paris a abrazarnos a un inmigrante envuelto en espuma, disfrazado de ratón, para celebrar la vida familiar “recompuesta”. Hagamos la croqueta en una playa de arena blanca y un horizonte azul irrepresentable para celebrar el amor romántico como utopía igualitaria de las identidades de género y de clase. Si el mundo se acaba abrazaros bien fuerte con los de casa. Y si sois gais o inmigrantes supersticiosos, no pasa nada. Haréis un poco el ridículo pero seréis una “Modern family”. Pareja y familia siempre han sido la verdad y los malvados están en el exterior.

 

Y no hace falta decir que el amor verdadero esta hecho a mano. Si es verdadero estará un poco mal hecho. Si es verdadero estará hecho con productos naturales y ecológicos. Si es verdadero estará hecho con amor. Customiza tu vida y haz ganchillo. Regalar artesanía es regalar amor. En la sesión de artesanía me parece que quedó claro que esto de la artesanía tanto puede ser una herramienta para el activismo social como un nuevo recurso para el entretenimiento y la desafección por la vida pública.

 

Yo nací bajo la luz de una estrella brillante, la leyenda de la ciudad sin nombre.

Ahora hace cuatro años que arrancamos el primer Liminal Gr en una pequeña sala del barrio de Gracia de Barcelona. El primer Liminal Gr estaba dedicado al western e inevitablemente invitamos al antropólogo Manuel Delgado. El western es el drama del outsider. Un personaje liminal que cabalga entre el día y la noche en un paisaje inmenso. El western es la historia del rebelde que no consigue conciliar la vida doméstica o familiar. Y también es el drama del hombre sin lugar ni origen lanzado a un escenario de colonización, genocidio y devastación. En una sociedad que parece que no tiene ni ley ni orden. Y al mismo tiempo la clave del western es siempre el paisaje, un ciclorama inmenso como utopía difusa. Probablemente en este primer Liminal Gr ya había todos los temas que nos han acompañado en estos cuatro años. La mistificación de la rebeldía, las consecuencias de la devastación colonial, las lógicas de dominación heterosexual y patriarcal, el cuestionamiento de la idea de progreso, la naturaleza como artificio, la tecnificación de nuestra vida íntima, el amor como religión… y probablemente no hemos hecho otra cosa que darle vueltas al asunto.

 

Y ahora sobre las palomas de plaza Catalunya (o tengo casi la convicción que todo esto no sirve para nada)

 

He hecho un esfuerzo para ordenar un poco las ideas y ver algunas constantes de nuestra crítica social, pero me parece que desde Liminal Gr no podemos ir más allá. En Liminal Gr no hacemos otra cosa que talleres de crítica cultural, talleres donde hacer arqueología de los mitos para detectar como funcionan las lógicas de dominación. Si intentásemos ir un poco más allá seguro que nos equivocaríamos. Solo somos comentaristas y solo nos legitima que somos abiertos y aficionados. Los intelectuales somos un poco como las palomas de plaza Catalunya: opinamos en las redes o las hondas hertzianas como si se tratase de ir dando bandadas en la plaza. De vez en cuando nos erizamos y nos indignamos como quién sabe qué, y probablemente solo pasa que estamos persiguiendo a una paloma. Nos exaltamos y gesticulamos en nuestras clases, teatralizamos nuestra indignación. Pero tampoco deberíamos de perder el mundo de vista. Ya hace muchos años que le concedimos a Kissinger el premio Nobel de la Paz. Y no olvidemos que casi todos trabajamos o tenemos el apoyo de las administraciones públicas. Y no es que me parezca mal. Sin duda debe ser así. La relación de los intelectuales y las instituciones es una relación simbiótica o parasitaria y es así como debe ser. Pero me parece que tampoco es mala idea tener un poco de consciencia y evitar las heroicidades. También como las palomas, todos estamos llenos de pulgas.

 

¡Alargad vuestro pene! (Ups,  ¿me han pillado y soy el target de los alargapenes?)

Si habéis leído en diagonal esta introducción habréis leído que queremos aprender a ser idiotas, que nos gusta hacer el burro, que os animamos a ser estúpidos y que muy probablemente todo esto no sirve para nada. Efectivamente es así. En general nos gusta reírnos de nosotros mismo y sobretodo lo que mas nos gusta es ser muy populares. Nosotros queremos ser comerciales. El primer título que había pensado para esta introducción era algo así como: “Cuatro años de Liminal Gr, o sobre como practicar la crítica cultural post-feminista y postcolonial”. Sin duda hubiese sido un título ridículo y pretencioso. Si alguna cosa debe definir nuestro proyecto es que queremos ser populares y virales y es por eso que finalmente se me ha ocurrido el título “alargad vuestro pene”. Vivimos en la era de la segmentación, navegamos y vamos dejando rastro de nuestros deseos. Y de repente un día descubriremos que nuestra vida intima está por ahí  publicada. Ups! Me han pillado los alargapenes. Pero a nosotros nos da igual. Nos gusta la moda y nos gusta la juventud y es por eso que he pensado en un titulo un poco casposo, entre “vintage” y truculento. ¡Alargad vuestro pene! (y si sois chicas alargadlo todavía más!). Es decir: Venid con la curiosidad bien despierta y venid con la sexualidad rabiosa! ¡Venid con ganas de ser populares, con ganas de ser sexis! Viva Liminal Gr.

Marc Roig

¡Especialista en márqueting!