La fórmula del Burlesque tiene que tener cuatro cosas: música, un escenario, público y esencia femenina, una expresión a través de la cual la mujer expresa su poder y establece una relación especial con el público. A veces lo que quiere es crear un efecto humorístico, a veces de seducción, se trata de establecer una relación con el público a través de su feminidad. Y la esencia femenina a través de la fantasía y el tono (alegre, misterioso, sexual…) la mujer toma el control del escenario y maneja la tensión sexual y la relación con el público.

Como género nace a mediados del s. XIX, en aquellos momentos se entiende por ello lo burlesco, lo que se mofa de algo. Ese término burlesco o satírico se aplica a cualquier tipo de obra, es un genérico que no tiene que ver con la idea de mujeres en escenario.

A mediados del s. XIX nacen sobre este escenario dos géneros, el vodevil y el burlesque. El vodevil que sería un espectáculo de humor y variedades pero no tiene tanto una carga sexual o política como tendría el burlesque. Este tiene una carga sexual bastante explícita que combina números humorísticos con desnudos de mujeres aunque en esa época hablamos de desnudos muy recatados. Y sobre todo parodias de alta cultura de manera pícara.

Así fue como una de las estrellas de los tablados de Inglaterra, Lydia Thompson, emergió como estrella de esos pequeños garitos.

Lydia Thompson

A finales del XIX el hombre se da cuenta de las posibilidades de negocio que tiene el Burlesque y entran de cabeza, también se dan cuenta de que cuanto más picante y ligera de ropa, más público entra y más beneficios para el empresario empieza a desnudar cada vez más el cuerpo de la mujer y el burlesque entra en otra era completamente diferente, y así continuará por muchos años.
Respecto a los subgéneros, en los años diez es cuando se empieza a ver una serie de vetas de trabajo dentro del burlesque que tienen que ver con lo exótico.

En Francia surge un hito que es Josephine Baker, la primera bailarina negra, que además se haría famosa. Hacía números exóticos y además era negra, es quien hizo muy famoso un número de burlesque, el de las bananas, que hoy en día todavía se sigue representando, es un clásico.

Josephine Baker

En los años 40 y 50 el burlesque toma dos caminos, por un lado la semiclandestinidad y por otro lado el cine, que lo absorbe de dos maneras, por un lado Hollywood y por otro lado en producciones para cines de sesión continua. Por ejemplo en el cine negro cuando el protagonista está viendo un espectáculo y después una cosa muy curiosa con las películas históricas, Jasón y los Argonautas, La túnica sagrada… hay un montón de películas históricas y religiosas que salen unos números de Burlesque por ejemplo en momentos de decadencia romana, Egipto, etc. este tipo de escena se conoce con el genérico de Cheesecake Dance.

Cheesecake

Bettie Page era una modelo famosa Pin-up, empieza a participar en estos cortos de bajo presupuesto para cines de sesión continua y sus señas estéticas enganchan. En la época también se explotó mucho el tema de la lencería, que hoy sigue siendo algo muy importante.

Teaserama

Llega la decadencia total en los sesenta y los setenta y se produce de repente en los 90 una explosión que se ha llamado neoburlesque, sobre todo en EEUU. Hay una recuperación de la velada, del show donde se combina faquirismo, burlesque, rock&roll… También hay una recuperación del tono paródico del principio del burlesque.

También se recuperan otros valores iniciales del burlesque como que las mujeres vuelven a ser empresarias y vuelven a adoptar estos elementos como reivindicación femenina. Por ejemplo Dirty Martini que es una de las más famosas que hay ahora.

Dirty Martini

Preguntas y comentarios

Se da bastante en el neoburlesque el desacomplejamiento del cuerpo. No se puede decir que el desnudo más o menos total sea burlesque, cuenta más la intención, fluir, sexualidad… No tiene por qué ser nudista necesariamente.

También hay parodia sobre todo en las que son más speaker, las hay que cogen el micro e increpan al público y a veces esos discursos traen guiños a la actualidad política.
Los chicos en el burlesque. Cuando se adapta al espíritu original sí, lo demás se acerca demasiado al tipo Boys cachas. Dentro de la escena queer también hay burlesque. Hay desde los noventa diferentes géneros, formas, músicas, incluso música electrónica. Ahora mismo es multiforme. Es interesante que surjan reacciones e interpretaciones de la tradición… hay un burlesque amateur, de estética gótica, otaku, con música electrónica, escatológico, sadomaso… hay una gran variedad y tendencias.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Transcripción resumida de la sesión de reflexión sobre el Burlesque a cargo de Mery Cuesta y Dani Nel·lo (día 17 – 10 – 2011)

**Mery Cuesta y Dani Nel·lo están preparando una monografía sobre Burlesque de próxima aparición.