Apreciados amigos,
En la conferencia inaugural de Liminal GR, el antropólogo Manuel Delgado nos dijo: No hay nada más liminal que el western. Nosotros en un ataque de gallardía le respondimos: Sí, las distracciones y los lapsus. Y así quedó demostrado en un fin de semana de todo tipo de actividades siderales. Pero no se vayan todavía amigos. Aún hay más. Ahora decimos: Lo más liminal es el mañana lo dejo.

¿Qué es mañana lo dejo? Mañana lo dejo es un descarrilamiento de los órdenes simbólicos. Una erupción de contradicciones en un mismo enunciado: Fumar y pensar que provoca cancer… Nuestra vida cotidiana esta llena de estas pequeñas tragedias en erupción. Arrebatos desesperados en los que se afirma y se niega a la vez. Los estados totalitarios se dedican a organizar grandes concentraciones de masas en las que a la vez se afirma la gloria de un sistema político y a la vez se empequeñece a los individuos. Cualquier evento deportivo podría servir como ejemplo.

La paranoia de la seguridad se hace, sin duda, en nombre de la defensa de las libertades individuales. ¿Sabíais que el año del 11-S murieron en Estados Unidos más personas por resbalones en la ducha que por atentados terroristas? Campañas de trafico en contra de los accidentes y anuncios de coches veloces en el mismo telediario. ¿Y qué decir de la violencia domestica? La tragedia de unos pocos pobres desgraciados, (desahuciados de recursos personales y sociales), se convierte en la coartada para todo tipo de arrebatos a favor de la mujer moderna, una nueva mujer: La de las revistas COSMOPOLITAN o ELLE. Y mejor no hablar del show de la pederastia. Que sólo sirve para coartamos en las relaciones íntimas con nuestros hijos. Para convertirnos en más puritanos todavía.

En fin… Sólo hay que sentarse a ver el telediario: De pronto todos somos sospechosos: De terrorismo, de machismo, de pederastia, de conducción imprudente… Como dijo DAVID After: ¿Es esto la vida real? Menos mal que la otra mitad del telediario está dedicada al fútbol. La leyenda de los hombres saludables y puros. La épica de unos pocos multimillonarios que sólo demuestra lo que ya nos habían dicho en la primera mitad del telediario. Que las noticias son entretenimiento en tiempo real.

¿Qué es mañana lo dejo? Mañana lo dejo es vivir una tragedia personal basada en la realidad que no tiene nada de real. Una tragedia que pone al descubierto todas las posibilidades del drama. Toda la estupidez de nuestras tragedias personales.

Déjalo para mañana.

por Marc Roig